Tecnología

Duelo de titanes: Australia vs. Facebook

Una disputa entre gigantes se viene fraguando desde hace unas semanas entre Australia y Facebook, lo que ha despertado interés en todo el mundo, pero ¿qué es lo que sucede entre ese país y uno de los grandes de la tecnología?

Nos vamos a 2018 cuando un regulador del gobierno australiano realizó una investigación acerca del impacto que Google y Facebook tenían en la competencia a los medios y publicidad. La Comisión Australiana de Competencia y Consumidores (ACCC por sus siglas en inglés), encontró que había un desequilibrio de poder entre las empresas de tecnología y los medios, revela la BBC, por lo que se recomendó elaborar un código de conducta. Esto sin contar que se descubrió que por cada $ 100 gastados en publicidad online, Google se lleva 53, Facebook 28 y el resto se reparte entre otros.

En julio del año pasado, el gobierno australiano dio a conocer un proyecto de ley para hacer cumplir el código, lo que provocó amenazas de Facebook y Google de retirar sus servicios del país. Australia quiere que Google y Facebook paguen por usar los contenidos informativos que se produzcan en ese país y que estas empresas colocan en su buscador y muro (respectivamente), sin pagar ni un dólar.

QUÉ DICE EL CÓDIGO

En julio del año pasado, el gobierno australiano, sacó un primer borrador del código. En este se pide a las tecnológicas que paguen por el contenido noticioso que colocan en sus páginas, aunque no estipula los montos. El proyecto permitirá negociar a las empresas de noticias en bloque, el costo que querría lo que aparece en Google y Facebook. De no hacerlo se vendió multas que van desde siete millones de dólares por incumplimiento o el 10% de la facturación local de la empresa.

Australia considera que tanto Google como Facebook deben pagar a las salas de redacción una cantidad justa por el periodismo que realizan, además de contribuir a que la industria sobreviva en un tiempo en el que los ingresos por publicidad van en caída.

Tras esto Facebook decidió bloquear los contenidos informativos en Australia impidiendo a los usuarios de ese país compartir o ver noticias, a lo que el primer ministro Scott Morrinson, respondió con seguir adelante con la legislación.

LOS OJOS EN AUSTRALIA

Aunque las nuevas normas solo se apliquen en Australia, los reguladores de otros países están estudiando detenidamente si el sistema funciona y puede funcionar en otros países. Microsoft -que podría ganar cuota de mercado con su motor de búsqueda Bing- ha respaldado la propuesta y ha pedido explícitamente a otros países que sigan el ejemplo de Australia, argumentando que el sector tecnológico tiene que dar un paso adelante para apoyar el periodismo independiente, «El corazón de nuestras libertades democráticas», reseñó AFP.

Los legisladores europeos también han hablado favorablemente de las propuestas australianas mientras elaboran su propia legislación sobre el mercado digital en la Unión Europea. La medida de Facebook también ha suscitado interrogantes sobre la «soberanía digital» de los países, porque algunas páginas en la red social utilizada para alertar a la población de incendios, inundaciones y otras catástrofes se vieron afectadas por error.

La empresa se apresuró a resolver el error, pero el incidente pone sobre la mesa la cuestión de si las redes sociales deberían poder eliminar unilateralmente los servicios de respuesta a las crisis.

¿POR QUÉ SE OPONE FACEBOOK?

En términos generales, Facebook y Google se oponen a las regulaciones en todo el mundo que amenazan con socavar su modelo de negocio que les ha permitido convertirse en algunas de las empresas más grandes y rentables del mundo.

Su principal objeción es que se les diga cuánto tienen que pagar. En la regulación australiana, un árbitro independiente podría decidir si los acuerdos alcanzados son justos, para garantizar que las tecnológicas no utilizan su poder publicitario para dictar las condiciones. Esto va mucho más allá de la legislación europea, que fomenta los acuerdos entre redes sociales y medios tradicionales.

Los opositores argumentan que las nuevas normas equivalen a un regalo del gobierno conservador de Australia a sus aliados de News Corp -el mayor grupo de medios del país- para apoyar a sus periódicos en dificultades.

LA RESPUESTA DE GOOGLE

En un principio Google mantenía la misma posición de Facebook, pero ahora dice que acordó a pagar a News Corp, propiedad de Rupert Murdoch, por el contenido de las noticias de este imperio de medios. Asimismo, señaló que colaborarán en una plataforma de suscripción de noticias, invertirán en videoperiodismo en Youtube y compartirán los ingresos por publicidad.CCA